Los New York Jets han sacudido de manera interesante el Draft y podrían haber marcado un precedente en el alto costo que debe pagar una franquicia si quiere estar en el top tres de las selecciones. Los Jets dieron muchísimo más de lo que dio un equipo la última vez que subió a la tercera posición en el NFL Draft.


Los Miami Dolphins en el 2013 fueron el último equipo que había subido hasta esta posición, sin embargo, aquella vez los Dolphins consiguieron e trato cediendo únicamente sus dos primeros picks de ese draft (12 y 42). Con él, eligieron a Dion Jordan quien ya ni siquiera está en el equipo luego de apenas conseguir tres sacks en sus primeros años.

Esta vez los Jets se extralimitaron para subir tres posiciones y seguramente elegir al QB que más les convenza para convertirlo en su pasador franquicia. New York cedió su sexto pick de primera ronda, también los picks 37 y 49 de esta Draft, además de su pick de segunda ronda del 2019.

Esto ha causado revuelo en la NFL ya que si algún equipo estaba pensando en tentar a Cleveland o a los New York Giants, ya sabe el alto precio que debe ofrecer para conseguir ese pick. Específicamente los Buffalo Bills parecen haber sido los más afectados en este trato ya que si pensaban subir por un QB, podrían perder todo el crédito que han conseguir para esa noche de selección.

Para ese día, más le vale a los Jets elegir bien y conseguir a la próxima estrella de la NFL, si el QB que tomen resulta ser un fraude, New York habrá empeñado su futuro y tendrá que pasar varios años tratando de resarcir el daño creado derivado de este intercambio.

No te pierdas ninguna noticia de la NFL. Síguenos en FacebookTwitter y suscríbete a nuestro Newsletter